JUANA DE ARCO (Luc Besson, 1999)

octubre 24, 2007

694879176.jpgJuana de Arco es una figura histórica compleja, elevada a los altares, cuya apasionante vida resulta imposible que deje a nadie indiferente. Que una campesina analfabeta de 17 años, en plena Guerra de los Cien Años, lidere al ejército francés a instancias de una revelación divina y consiga la coronación de su rey no es pequeña aventura. Resulta lógico que su peripecia haya sido repetidas veces adaptada al cine; Robert Bresson, Carl Th. Dreyer, Roberto Rossellini, Victor Fleming son algunas de las vacas sagradas de la pantalla que han quedado fascinadas por la doncella de Orleans. Y, muy recientemente, Christian Duguay ha hecho una notable película para la televisión, con una maravillosa interpretación de la prometedora Leelee Sobieski.

 

normal_jeanne-d_arc.jpgAhora, el francés Luc Besson da un quiebro a su trayectoria fílmica –Nikita, El quinto elemento, El profesional– al abordar la figura de Juana. En líneas generales, sigue los hechos históricos y demuestra innegable admiración por el personaje. Las variaciones estriban en imaginar que una hermana fue Lee el resto de esta entrada »


LOS ULTIMOS DE FILIPINAS (Anonio Romás, 1945)

octubre 24, 2007

filipinas.jpgQuien no se haya emocionado en la escena final de esta película, es que no es patriota…ni humano. Los últimos de Filipinas es una película española dirigida por Antonio Romás y estrenada en 1945. La historia parte de un guión radiofónico de Enrique Llovet y de otro de Enrique Alfonso Barcones y Rafael Sánchez Campoy. La película ha envejecido tan bien como otros títulos bélicos similares: Beau Geste o Gunga Din.

 

En el filme destacan las interpretaciones de secundarios de lujo como Fernando Rey o Tony Leblanc. Nani Fernández hizo famosa la canción Yo te diré, que ha quedado en la memoria de toda una generación de españoles identificada con el valor heroico de los Últimos de Filipinas.

san_luis_de_tolosa_.jpgSe narra el heroísmo de la guarnición española de la aldea costera de Baler, en Luzón. En el verano de Lee el resto de esta entrada »


CORTINA DE HUMO (1997, Barry Levinson)

octubre 24, 2007

peliculas4918imagen1.jpgLa realidad imita al arte. No es extraño que Sadam Hussein y compañía se hicieran con una copia pirata de Cortina de humo para emitirla en la televisión de su país. Puede que esta sea una de las películas que mejor refleja la telecracia en la que estamos inmersos hoy en día y la manipulación a la que nos vemos sometidos. A la vez que preparaba una intervención armada contra Irak, el presidente norteamericano Bill Clinton se enfrentó a un escándalo sexual; y los sucesos narrados por el film, basados en una novela de Larry Beinhart adaptada por David Mamet y Hilary Henkin, ofrecen inquietantes similitudes.

A 11 días de las elecciones presidenciales, el candidato a la reelección es acusado de mantener una relación sexual con una menor. Los fontaneros de la Casa Blanca deben arreglárselas para distraer a la opinión pública durante ese tiempo, inventando guerras y héroes que ayuden a que el presidente no pierda la ventaja que las encuestas le daban antes del escándalo. Para ello acuden a Lee el resto de esta entrada »


EL SEÑOR DE LA GUERRA (2005, Andrew Niccol)

agosto 19, 2007

20060821002659-senordelaguerra111.gif Aquí hay algo que no encaja: si, como dicen los antisemitas, Hollywood es un coto privado judío, no se puede entender esta película en la que los tradicantes de armas son judíos (o judaizados), y se muestran escenas de judíos fusilando a niños palestinos. Pero esta película plantea muchos mas problemas. De hecho, más que una película puede ser considerada como un documental.

 

El moderno tráfico de armas

Si debiéramos definir esta película protagonizada por Nicolas Cage de alguna manera, diríamos que se trata de la historia del tráfico de armas en los últimos veinticinco años. Hubo un antes y un después en el comercio de la muerte. Antes de 1982, el tráfico no había alcanzado un nivel alarmante, había armas allí donde eran necesarias pero, habitualmente, eran los propios servicios secretos de los países occidentales los que los facilitaban, en la mayoría de los casos, directamente. Agentes de la CIA se negaron a dejar abandonados hacia 1976 al movimiento angoleño UNITA y, por su cuenta, les hicieron llegar arsenales completos. En Nicaragua, la “contra” se benefició de armas compradas en Israel, pagadas con fondos obtenidos de la venta de crack fabricado en Colombia y vendido en los guetos negros de EEUU. Y luego estaba la guerra de Afganistán, en la que agentes de la CIA establecieron –en ocasiones incluso, por su cuenta- redes de suministro a la resistencia antisoviética. En cuanto a las Falanges Libanesas, se alimentaban de armamento judío, o bien francés. El mayor mercado ilegal de armas era la África postcolonial y su media docena de guerras siempre abiertas desde finales de los 60 (Biafra, Sudáfrica, Congo, ex-colonias portuguesas, etc.).

En el Sur del Líbano, ocupado por los judíos o por las fuerzas cristianas aliadas del comandante Haddad, se generó la caza al palestino. En “El señor de la guerra” se muestran los fusilamientos de niños palestinos a manos del ejército judío.

Pero hacia 1983, Lee el resto de esta entrada »